OPTAR POR LO BIOLÓGICO


Una vez que acabes tu ayuno de limpieza y empieces una nueva dieta rica en fruta y verdura fresca, densas en fitonutrientes, es importante que te conviertas a los productos de cultivo biológico. El principal motivo para hacerlo es asegurarte de que ingieres alimentos puros, no contaminados por pesticidas. Las sustancias hechas para envenenar y matar no tienen ningún régimen afirmador de la vida. Es así de sencillo.

Los pesticidas podrían contribuir de modo importante a una larga lista de enfermedades graves, entre ellas el Parkinson, la leucemia, el linfoma y cánceres de cerebro, estómago y próstata. Los estudios médicos de investigación también han revelado una correspondencia entre el mayor uso de pesticidas y el aumento de cáncer de mama entre las estadounidenses, casi con toda seguridad debido a que los pesticidas tienen un efecto estrogénico anormal que conduce al cáncer. Según estudios de la propia Agencia de Protección Medioambiental, más de 107 ingredientes activos de los pesticidas son cancerígenos o tienen probabilidades de serlo.

En Estados Unidos se usan al año aproximadamente un millón de kilos de pesticidas, casi 4kg por persona, hombre, mujer o niño.

Servirles alimentos de cultivo biológico a tus hijos podría serles beneficioso. Muchos de los alimentos favoritos de los niños, como la mantequilla de maní, los melocotones, las uvas, las pasas, las manzanas, la leche y los cereales, están entre los más tratados con productos químicos. Esto es muy peligroso para los sistemas inmunitario y nervioso en el desarrollo de los niños pequeños, y puede hacerlos muy vulnerables a la extrema toxicidad de todos los pesticidas. La exposición a esas sustancias durante esa importantísima fase del desarrollo podría debilitar permanentemente o cambiar el funcionamiento de sus órganos vitales. Este podría ser uno de los motivos del 300 por ciento de aumento de cáncer y leucemia infantil durante los últimos 25 años, ya que ha aumentado el número y la concentración de pesticidas. Actualmente el cáncer mata a más niños menores de 14 años que cualquier otra enfermedad. Hincar el diente en una sola manzana de cultivo no biológico puede exponer a un niño a los residuos de 34 pesticidas diferentes.

La tragedia es que la Agencia de Protección Ambiental no hace caso o resta importancia a la exposición de los niños a la combinación de pesticidas, incluidos aquellos presentes en el agua contaminada. Las normas de nuestro Gobierno se basan en la idea de que es aceptable un cierto número de muertes por causa de los pesticidas, para proteger los intereses de las grandes empresas y la industria alimentaria convencional. Otro hecho escalofriante es que, según informes publicados, el 95 por ciento de la leche materna se ha contaminado con pesticidas.

La buena nueva es que consumiendo principalmente alimentos de cultivo biológico se puede detener o subsanar todo esto. ¿Qué significan en realidad las expresiones de cultivo biológico/orgánico o certificado biológico/orgánico? Significan que las relucientes fresas rojas que estás a punto de comer no contienen 70 pesticidas diferentes. El de fresas es el cultivo más pulverizado con pesticidas. En segundo lugar está el café: DDT, malathion y otros pesticidas letales forman parte de tu bebida para despertar, a menos que bebas café de cultivo biológico u orgánico. El tabaco es otra cosecha muy rociada, o sea, que los pesticidas se pueden añadir a los venenos que inhala un fumador con cada una de las caladas.

Para tener el certificado de biológico, la tierra del agricultor ha de estar libre de productos químicos un mínimo de tres años.

 

Más allá de los beneficios para nuestra

Comer biológico para la salud de nuestro planeta

Consumir alimentos biológicos no solo es bueno para nuestra salud y la de nuestra familia, sino también para salvar nuestro planeta. La tierra tratada orgánicamente está viva, no desprovista de su contenido mineral y otras sustancias naturales. La tierra sana

genera plantas fuertes, vibrantes, que van a producir personas sanas. Los agricultores convencionales tratan la tierra solo para que echen raíces las plantas, y poco a poco la tierra se va endureciendo, secando, tornándose improductiva y vulnerable a la erosión rápida. Estas prácticas destruyen 3.000 millones de toneladas de tierra de cultivo al año, una velocidad siete veces mayor de lo que tarda la Madre Naturaleza en reponerla.

El agricultor biológico u orgánico tiene una filosofía distinta, amiga de la tierra. La abona con compost y estiércol al modo de la propia naturaleza. Este método hace a las plantas más resistentes a los insectos dañinos y pestes. El agricultor biológico trabaja en armonía con la naturaleza para mantener controlados a los insectos dañinos. Usan pájaros y mariquitas, que se comen los insectos molestos, y plantan arriates de flores para engañar a otros insectos. Todo esto significa alimentos mejores, cuerpos más sanos y mentes más claras.

DR DHARMA SINGH KHALSA

¿Quiéres saber más?
Subcríbete para recibir nuestro boletín.