GUARDIANES DE LA TIERRA


Buenos días a todos. Mi nombre es Xiuhtezcatl, estoy muy honrado de estar aquí. Es increíble ver a casi 200 países representados en este espacio porque realmente necesitaremos que todos actúen para hacer la diferencia.

Tengo 15 años y soy el encargado de los jóvenes en una organización llamada Earth Guardians y trabajo con personas jóvenes de todo el planeta para proteger nuestra tierra, nuestro aire, nuestra agua y nuestra atmósfera para mi generación y las que seguirán.

Hoy estoy frente a ustedes representando a toda mi generación y a las generaciones que todavía no nacen, represento a los pueblos indígenas del planeta y aquellos que heredarán los efectos de la crisis que enfrentamos hoy como comunidad global.

Mis padres me criaron bajo la Tradición Azteca. Mi padre me enseñó que todas las vidas son sagradas. Me enseñó que todas las cosas vivientes están conectadas porque todos nacimos de la misma tierra y todos bebemos de la misma agua. Crecí participando en las ceremonias de mi pueblo, aprendiendo las canciones y danzas en la lengua que me fue transmitida por mis ancestros. Lo que aprendí de mi herencia cultural es que esta vida es un regalo y es nuestra responsabilidad proteger y respetar aquello que nos da vida. Cuando comencé a mirar el mundo a mi alrededor y los problemas que enfrentamos me di cuenta que enfrentamos una crisis que afecta todos los sistemas de nuestro planeta.

Me di cuenta que el cambio climático sería el problema decisivo de nuestro tiempo. Ver cómo el mundo, mi mundo, colapsaba a mi alrededor me llevó a actuar. Por los últimos 9 años, desde que tengo 6 años he estado en las primeras filas de los movimientos medioambientales, de pie para pelear por nuestro futuro, nuestro planeta. Lo que muchas personas no ven o simplemente ignoran es que el cambio climático no es algo que sucederá en un futuro lejano. No solo afecta los glaciares en los polos o el nivel del mar. Nos afecta aquí y ahora y solo empeorará. En un periodo de tres meses presenciamos con mi familia los peores incendios ambientales e inundaciones en la historia de Colorado. La frecuencia de grandes tormentas y grandes inundaciones ha aumentado en todo el planeta debido a la emisión de dióxido de carbono, debido a nuestra forma de vivir.

 

Los jóvenes están tomando acción en todo el planeta porque vemos que el cambio climático es un asunto de derechos humanos. Afecta en especial a los países en vías de desarrollo, mujeres, niños y personas de color en particular. Debemos darnos cuenta de que lo que está en riesgo no es solo el planeta, no solo el medioambiente, sino que lo que está en peligro es la sobrevivencia de mi generación. Lo que peligra en estos momentos, lo que luchamos por proteger, lo que está en sus manos, en nuestras manos, es la sobrevivencia de esta generación y la continuación de la raza humana, eso es lo que está en riesgo.

 

Los jóvenes están tomando acción en todo el planeta para solucionar los problemas que quedarán para mi generación. Grupos de Earth Guardians se están formando en todo el planeta y los jóvenes hacen uso de lo que les apasiona para abordar el mayor problema de nuestros tiempos al sembrar semillas de soluciones que pueden cambiar el mundo. Más de 400,000 personas marcharon por las calles de NYC en la marcha contra el cambio climático más grande de la historia. Más de 220 instituciones ya no usan combustibles fósiles con la ayuda de movimientos liderados por estudiantes. Esa cantidad continúa creciendo, y la juventud, como yo en todo el mundo está demandando a los gobiernos estatales y federales exigiendo que tomen acción por el cambio climático de inmediato.

Inundamos las calles y ahora inundamos las cortes para demostrar al mundo que se está levantando un movimiento y que nuestra generación está al frente de este movimiento y necesitamos ayuda.

 

Pronto cumpliremos 21 años de conversaciones sobre el cambio climático en las Naciones Unidas y en los últimos 20 años de negociaciones apenas se han logrado algunos acuerdos sobre un plan global de recuperación del clima. La oportunidad de hacer algo está desapareciendo mientras el problema aumenta exponencialmente. Necesitamos que tomen medidas antes de que sea demasiado tarde porque lo que está en riesgo es el futuro de sus hijos, nuestros hijos, nuestros nietos. Cuando vemos sus ojos vemos la próxima generación y vemos que les dejaremos el planeta. Este mundo es el planeta que les dejaremos a las siguientes generaciones. No teman soñar en grande porque no solo es posible dejar de lado los combustibles fósiles, sino que ya está sucediendo. Ciudades de todo el mundo se han comprometido a ser completamente sustentables en la primera mitad del siglo. El Papa llamó a cambiar de combustibles fósiles a energías renovables. Las soluciones están aquí y con ellos podemos crear miles de empleos y oportunidades económicas. Imagina si tomáramos todo el dinero que dedicamos a los combustibles fósiles y lo asignáramos a las energías renovables, imaginen lo que podríamos lograr. Dejar de lado los combustibles fósiles es un sueño que lentamente se hace realidad y la pregunta es ¿sucederá lo suficientemente rápido para evitar mayores catástrofes climáticas? Es tiempo de mirar a los cielos para las soluciones que necesitamos porque el futuro de la energía ya no está en un hoyo.

 

Debemos volver a conectarnos con la Tierra y terminar con la mentalidad de que podemos tomar lo que queramos sin devolver, y sin entender el daño que hacemos al planeta. Es esta mentalidad de destrucción, de codicia, la que está destruyendo nuestro planeta. Debemos cambiar las creencias básicas de nuestra sociedad. Debemos recordar que todos somos nativos de este planeta y que todos estamos conectados. Todas las generaciones dejan su marca en este planeta, dejamos un legado por el que nos recordarán, y ahora estamos en un momento crítico donde nos recordarán como la generación que destruyó el planeta, la generación que eligió las ganancias materiales por sobre el futuro o como la generación que se unió para resolver el mayor problema de nuestro tiempo al cambiar nuestra relación con la Tierra.

Hemos sido llamados a usar nuestra valentía, innovación, creatividad y nuestra pasión para crear un nuevo mundo. Bajo la luz de este mundo desmoronándose ¿qué mejor momento para nacer que ahora? ¿qué mejor momento para estar vivo que ahora? porque con esta generación, las personas de este espacio podemos cambiar el curso de la historia. Los humanos han sido los causantes de las mayores crisis del planeta y mientras mayor sea el desafío más nos esforzaremos por superarlo. Necesitamos su apoyo. Nunca antes hubo un asunto tan unificador como el cambio climático y ahora es el tiempo de dejar de lado todo lo que nos divide, todo lo que nos separa, todo lo que nos hace querer arrojar el problema a otra persona. ¿Quién se unirá a mí ahora? Para que la mía y las futuras generaciones hereden un planeta justo, saludable y sustentable ¿quién se unirá a mí? La esperanza de este planeta, de esta generación está en nuestras manos. No quiero que se levanten por nosotros quiero que se levanten con nosotros porque juntos podemos cambiar el mundo. No será fácil, pero es nuestra responsabilidad, debemos a las futuras generaciones ser los líderes de hoy para que tengan un mañana.

www.earthguardians.org

¿Quiéres saber más?
Subcríbete para recibir nuestro boletín.